miércoles, 29 de diciembre de 2010

Orígenes de la Nación española. El reino de Asturias , de Don Claudio Sánchez-Albornoz

Editorial "Sarpe". Reedición 1986

Voy a hablar hoy de esta enorme obra de Don Claudio Sánchez Albornoz, “Orígenes de la Nación española. El reino de Asturias”. Encontramos en esta obra la síntesis y el resumen de su trabajo que tras haber publicado ya sus obras más representativas (son estas ''En torno a los orígenes del feudalismo'', ''España, un enigma histórico'' y ''La España musulmana'') vienen a estamparse de lleno y a modo de guinda en este extraordinario ensayo.

Sánchez Albornoz fue sin duda (con sus luces y sombras) un patriota, un irrevocable historiador y un gran autor, con un estilo que recuerda más el imperante durante el siglo XIX que durante el siglo XX. ¿Qué por que digo esto? Voy a explicarlo: que fue un patriota es un hecho indiscutible, no hay más que leer sus increíbles trabajos y la genialidad de su batalla (victoriosa, por justicia sea dicho) con Américo Castro. Que fue un gran autor lo demuestra el simple hecho que no ha cesado de reeditarse desde que comenzase a publicar sus obras y que fue un autor en cuanto a estilo más apegado al pasado que al presente que le tocó vivir  lo demuestra su locuaz retórica y su estilo barroco, lejos de vulgaridades y materialismos.

En cuanto a la obra en cuestión resulta imprescindible para quienes, tras crecer en la más absoluta negación de España, deseamos encontrarnos como pueblo. En este ensayo el autor nos propone una línea inseparable desde la antigua Hispania romana hasta el reino de Asturias, su consecución anterior en el “espanie regnum gotorum” , la catastrófica pérdida a manos de los ismaelitas y el momento clave, la resistencia cristiana en el norte de la península, su consecución como reducto lícito del antiguo orden godo ,  sus intelectuales (véase Beato de Liébana), sus referencias unitarias (la Fe en Cristo, Santiago apostol,…) , el inicio de las repoblaciones (de la mano de Lebato y Muniadona) , etc… en consecuencia el germen de lo que más tarde se convertiría en el reino más influyente de la historia universal (Castilla) y las unidades culturales propias y comunes de los habitantes de estos precoces reinos cristianos (principalmente la obra estudia el fenómeno asturiano) que nacen a la sombra de la invasión musulmana y de su consecuente Reconquista.

Pero ¿Reconquista? ¿No existió acaso una corriente materialista en el mundo intelectual iniciada en los años 60 y con su cumbre a finales de los 80 que negaba la reconquista y que abogaba por un idílico Al-Andalus y un oscuro dominio cristiano del norte?

Señores , aquí radica la importancia del autor, pues parece mentira que haya tenido que ser reeditado y re-estudiado a causa de tan nefasta corriente de pensamiento marxistoide. Si, digo que parece mentira, no como hecho de que se olvidase su obra, si no como consecuencia de un afán autodestructor en nuestras corrientes de pensamiento historiográfico. Gracias al Cielo que Don Claudio ha seguido combatiendo después de muerto por salvar la memoria de este pobre terruño al que un día Dios sonrió, llamado España, y si, Don Claudio ha seguido combatiendo y sobre todo, ganando batalla tras batalla a la mentira hasta que en estas fechas actuales nadie ha osado intentar rebatirle en serio y con fundamento. Don Claudio consiguió clavar su personal pica, pero no en Flandes, sino en nuestra memoria.